Visitas

miércoles, 9 de abril de 2014

POR QUÉ NO USO HUGO BOSS.



Hugo Boss. Esa incipiente marca de moda lleva en realidad arrastrándose por el mundo cual mamba negra desde la primera mitad del siglo XX.
Es en mi opinión, una lacra del nazismo que no debería existir y por lo tanto ni la uso ni la usaré, por respeto a cincuenta y cinco millones de muertos.
Hugo Ferdinand Boss nació en Metzingen, Wurtemberg, en la actual Alemania, en 1885.
En 1923 fundó su marca Hugo Boss, en un tiempo en que Alemania estaba inmersa en la República de Weimar, en la que Hitler ya estaba de tapadillo taladrando la mente de los más indignados con la mala situación de postguerra.
Hasta entonces tenía Hugo Boss relación con algunos comunistas y judíos, pero en 1931 se afilió al partido de Hitler y se aprovechó de ello para salir del agujero en el que todos estaban después del crack del 29. No dudó en denunciar a los judíos y se ganó su posición en el partido, razón por la cual Hitler le enriqueció, permitiendo que confeccionara los uniformes de las SA, SS, la Werhmacht, y las juventudes hitlerianas.
Durante la guerra, en la que su imperio floreció, no dudó en utilizar ciento ochenta prisioneros de guerra esclavizados, judíos, en condiciones infrahumanas y apenas alimentados, que sin duda le permitieron abaratar costes y aumentar los beneficios de su compañía.
Por estas razones fue juzgado al terminar la guerra, en la RFA y fue multado con 80000 marcos alemanes por su participación en el aparato nazi. Moriría poco después, en 1948, y su marca sobrevivió gracias a la inmensa fortuna que había apilado con la ayuda nazi.
Actualmente pertenece a unos inversionistas británicos que no se han preocupado ni de cambiarle el nombre a la empresa.
Personalmente, sabiendo lo que simboliza, me siento incapaz de llevar nada que tenga que ver con esa marca, un símbolo del nazismo que condujo al mundo entero al borde de la aniquilación.



Hugo Boss, el sastre que confeccionaba los uniformes de las tropas nazis
Desfile nazi, o lo que es lo mismo, desfile de moda de la marca Hugo Boss

viernes, 4 de abril de 2014

4 de abril

Hoy 4 de abril, es el aniversario de la llegada del Regimiento de Galicia a la isla de Lewis, en Escocia. En 1719, los 307 que estaban destinados a levantar a los highlanders en armas contra Inglaterra, comandados por el Conde Marischal, se encontraron a un pueblo ansioso por recuperar su independencia y fueron recibidos al son de las gaitas y los vítores entusiastas...
Sin embargo, ese mismo día arribaba a las costas de Galicia la primera de las naves de la flota que el Almirante Guevara debía conducir a Gales para tomar Londres. El desastre era total. Los caballos y cañones debieron ser tirados al mar para perder peso, los hombres sedientos y hambrientos, al borde de la muerte, el velamen inservible y el aparejo destrozado. Una vez más, La Costa de la Muerte fue un rodillo para los navegantes y la flota nunca llegó a su destino.
Tan sólo los 307 que habían salido en dos naves corsarias desde Pasajes habían llegado a su destino. No sabían que estaban sólos, en un país que no conocían, con costumbres que no entendían... 
Aquel atardecer, en su desconocimiento, eran felices y escuchaban la llamada a las armas de los jacobitas que entonaban el Pibroch
Más información, en mi novela, EL MONJE DE HIERRO, cuando la publique, por supuesto.

https://www.youtube.com/watch?v=4i2brqPhAsQ